El Google Car, cada vez más cerca

car

Hace meses que recibimos noticias de que Google está desarrollando un vehículo de conducción autónoma con intención de comercializarlo, con todo el lío que eso conlleva. El vehículo ya ha sido bautizado como “Robo Taxi” (Robo por robot, no por delito), aunque en Internet es más conocido como Google Car.

La multinacional lleva varios meses en contacto con fabricantes para construir coches según las indicaciones de Google mientras que no renuncia a convertirse él mismo en fabricante: implementar esta tecnología en sus propios vehículos en lugar de instalarla en coches ajenos.

Taxis sin conductor

Pero en un mercado tan competitivo hay que cultivar un segmento concreto. Google ha elegido el de los taxis de lujo. La propuesta de su “Robo Taxi” consiste en recoger pasajeros y conducirlos de forma autónoma a su destino. Sin conductor, se entiende.

No es ningún secreto: hace años que Google lleva realizando tests de coches de conducción autónoma en Estados Unidos, esos vehículos inconfundibles que pasean con sus enormes radares y antenas sobre el techo y que han sido capaces de recorrer solitos más de medio millón de kilómetros en carreteras de los estados de Nevada y California. La tecnología en cuestión se ha desarrollado hasta hoy sobre un modelo concreto: el Toyota Prius.

Otros fabricantes de coches trabajan también en concept cars propios de conducción autónoma, aunque desde Google no se cree que la mayoría de los fabricantes quiera fabricar sus propios vehículos de conducción autónoma. El gigante de Internet ha fijado la fecha  para tener esta tecnología completamente desarrollada y en funcionamiento en el año 2020. ¿Lo llegaremos a ver?