En tiempos de crisis, conducción ecológica

opel_insignia_ecoflex_presentacion-24

Si en época de crisis reducimos nuestros gastos y, como se suele decir, tratamos de “apretarnos el cinturón”, ¿por qué no extender los buenos hábitos y cambiar nuestra manera de conducir? te explicamos cuáles son las ventajas de la llamada conducción ecológica.

El objetivo es doble: por una parte, reducir el consumo y, al mismo tiempo, mejorar la eficiencia de nuestro vehículo reduciendo el impacto medioambiental. En otras palabras, una conducción económica comporta también una conducción más ecológica. Dos buenos argumentos, sin duda.

La economía de carburante se consigue sin dificultad con sólo seguir algunas normas básicas: intentar cambiar de marcha siempre que se pueda a una superior, por ejemplo. En muchas ciudades españolas se ofrecen ya cursos para aprender a circular de una forma más ecológica y ahorrarse un dinerito en gasolina cada mes.

Estos cursos, a menudo subvencionados por el Estado, son impartidos por profesionales que, por regla general, provienen del mundo el transporte pesado, un sector especialmente sensible a las buenas prácticas de conducción.

Una conducción más segura

16-conduccion-eficiente-y-mnedioambientalPero no solo eso: además, la conducción económica garantiza, cifras en mano, un aumento de la seguridad al volante. Una reducción estimada del 20% en accidentes de tráfico.

Esto se explica porque al adoptar un método de conducción que requiere anticiparse a los posibles obstáculos se presta más atención a las normas de tráfico y se respetan más las distancias de seguridad recomendadas por el código de la circulación.

En resumen: ahorrar en combustible, mejorar el medio ambiente y conducir con más seguridad. Grandes ventajas de la conducción ecológica.

Pero nos olvidamos mencionar un último beneficio: conduciendo relajados, con una buena postura, de forma más suave y tranquila recuperaremos el pacer de conducir que muchos de nosotros con los años hemos olvidado.