La UE estudia limitar la velocidad máxima de los coches nuevos

velocimetro

La Unión Europea está estudiando la posibilidad de imponer a las marcas la obligación de instalar limitadores de velocidad en todos los nuevos modelos de coche que se fabriquen en Europa. La idea es avanzar en el objetivo de reducir los accidentes en carretera; el métodos, impedir que los coches alcancen ciertas velocidades en lugar de multar a los conductores, como hasta ahora.

La tecnología para conseguirlo ya existe así que, de prosperar la iniciativa, los nuevos coches que vayan a ser comercializados en territorio comunitario deberán instalar un dispositivo especial formado por dos elementos: una cámara inteligente capaz de leer las señales que indican el límite permitido de velocidad y un sistema que interpreta los datos y activa de forma automáticamente los frenos.

Se trata de un tipo de tecnología se aplica ya en camiones y autobuses en algunos países del viejo continente aunque en el que piensan en Bruselas es algo diferente y funcionaría gracias al uso de satélites. Éstos comunicarían los límites a los coches de forma automática en cada tramo, o bien enviaría a los conductores una advertencia para que moderen su velocidad.

Habrá que esperar cuál es el modelo que presentará el Departamento de Movilidad y Transporte a la Comisión Europea. Lo único que está claro es el objetivo: reducir la horrible estadística el número de víctimas que perdieron la vida en las carreteras europeas el año pasado, una cifra que ronda las 30.000. Si este va a resultar un sistema eficaz, bienvenido sea.

La Comisión publicará el mes que viene un documento elaborado por sus expertos técnicos. De su dictamen dependerá en gran parte la aprobación de la directiva que obligue a los fabricantes a instalar los sistemas obligatorios de limitación de velocidad.